Protección en tiradas largas

Ya son cerca de cuatro meses de adaptación a correr con zapatillas minimalistas.

Mientras que en las salidas habituales, de entre 10 y 12 kms, las sensaciones son muy satisfactorias, tanto si corro por asfalto como por los caminos habituales de mi zona de entrenamiento, no ocurre lo mismo en las tiradas más largas.

Mi intención es dedicar un día a la semana a realizar un entreno de larga duración. Llamo larga duración a pasar de una hora y media y llegar hasta las tres horas. Por asfalto he llegado hasta los 18 kms, pero cuando he intentado hacerlo por caminos y cerros la cosa se me complica un poco.

Estos caminos habituales por los que suelo entrenar tienen bastante firme al que le echan zahorra para compactarlo. Cuando el terreno se encuentra seco afloran a la superficie y tienen unas aristas que pueden llegar a ser muy desagradables al tacto de la pisada.

La falta del desarrollo de una correcta propiocepción que automatice el lugar y forma de pisar de forma correcta para evitar las piedras más grandes y la falta de adaptación aún de las plantas de los pies para soportar esas molestias provocan que se terminen saturando, aparte de aportar un derroche de energía extra y una fatiga mental de prestar demasiada atención a por dónde transito.

Como no quiero renunciar a ir incrementando de forma lenta y paulatina esos entrenos y mientras vayan produciéndose las adaptaciones oportunas, sin renunciar a los beneficios del calzado minimalista, he pensado hacerme con unas zapatillas con el mismo grosor de suela que mis sandalias Luna Oso de trail, 17 milímetros, que soportan bien ese tipo de piedras y que aporten más protección a pie en estos primeros meses de adaptación.

Para no renunciar tampoco a la comodidad y acabados de las zapatillas Merrell, he optado por las Bare Access XTR, que siguen manteniendo ese drop 0 y libertad de movimientos característicos de este tipo de calzado y que están pensadas para adaptarse progresivamente a este tipo de carrera natural, pero con esos 17 milímetros de altura y una suela firmada por Vibram con un taqueado un poco más agresivo, todo con el objetivo de conseguir ese extra de protección para poder realizar tiradas más largas sin excesivo cansancio.